martes, 17 de noviembre de 2009

Reflexiones sobre la existencia de una sensibilidad argentina

El 10 de noviembre de 1834 nació José Hernández, autor del Martín Fierro, una de las obras más representativas de la literatura gauchesca. Es por ello que el 10 de noviembre se conmemora en nuestro país el día de la tradición. A continuación acercamos a nuestros lectores una encuesta realizada en 1924 por la revista Martín Fierro, en la que destacados intelectuales y artistas de entonces reflexionan sobre nuestra idiosincrasia, sobre los elementos constitutivos de un pueblo, sobre la existencia o no de una mentalidad, de una sensibilidad argentina, sobre “el gran misterio que es el etnos de una nación”.

Fuente: Martín Fierro, del 15 de mayo al 15 de junio de 1924.

Contestaciones a la encuesta de Martín Fierro:

1-¿Cree usted en la existencia de una sensibilidad, de una mentalidad, argentina?

2-En caso afirmativa, ¿cuáles son sus características?

Martín Fierro ha formulado tales preguntas a un calificado y numeroso grupo de nuestros intelectuales, escritores y artistas, de distintas generaciones y tendencias. He aquí las primeras contestaciones sobre ese tema, que mucho interesa dilucidar a la juventud, por todo cuanto comporta como fundamento de su orientación espiritual y significa extremo de su presente inquietud. Agradecemos la amabilidad de nuestros corresponsales diligentes y esperamos la palabra de otros amigos y compañeros.

De Leopoldo Lugones, escritor

Creo que la sensibilidad y la mentalidad no son facultades gentilicias, sino humanas; pero, en el modo de expresar sus reacciones, hay características de raza1 que nosotros poseemos y que revelan nuestro temperamento latino. Este permanecerá, sin duda, por la triple influencia de la sangre, el clima y el idioma: con lo cual tendremos la suerte de pertenecer a la más completa y amable civilización que existe.

De Ricardo Güiraldes, escritor

Dadas las limitaciones de tiempo y espacio que impiden un desarrollo más amplio del tema, vayan al benevolente Martín Fierro estas contestaciones telegráficamente breves y apuradas, que apunto en semibroma:

Primera pregunta:

Sí, hay una sensibilidad y una mentalidad argentinas. Si no fuera así no tendríamos razón de ser sino como terreno baldío vendible en lotes.

¿Estamos en un momento de transición y de amorfismo? Desde el colegio tengo metido en la cabeza que estar no es ser.

Además, pienso que si nada existiera en nosotros, sería nuestra obligación el crear valores por la ley moral de amor y por la ley física de terror al vacío.

Pero ya había contestado afirmativa a la primera pregunta.

Segunda pregunta:

Pequeño balance:

Activo

Pasivo

Poder de asimilación

Imitación, fonografismo

Hospitalidad

Autodestrucción por abandono

Individualismo

Suficiencia personal

Desinterés, generosidad

Prodigalidad, despilfarro

Sentido crítico

Malevolencia, maledicencia

Fe en sí mismo

Engreimiento

Audacia

Agresividad

Orgullo por las propias virtudes

Vanidad por aspectos exteriores

Simpatía

Versatilidad

Culto del coraje

Compadrada

Culto de la viveza

Astucia, desconfianza

Culto de la amistad

Antagonismo entre sexos




Consejo: conserve su izquierda

Esta clasificación, rudimentaria, es arbitraria porque es clasificación. Dentro del convencionalismo humano sepamos dar al César lo que es del César y a Dios lo que es Dios. Dentro de las características mentales y emocionales del argentino, sepamos dar al hombre lo que es del hombre y al criollo lo que es del criollo.

Y perdóneme mi tono afirmativo, por las razones atávicas que tal vez me lo imponen:

El que de firmeza es firme

Lleva consigo un caudal

Lo mismo afirma una cosa

Que se le afirma a un bagüal.

1 comentario:

  1. http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/organizacion_nacional/reflexiones_sobre_la_existencia_de_una_sensibilidad_argentina.php

    ResponderEliminar